Estudios recientes han demostrado que aquellas personas por las cuales se reza se recuperan antes o consiguen salir de una situación difícil con mayor facilidad que aquellas por las que no se reza. Desde este humilde blog queremos aportar nuestro granito de arena y unir nuestra oración a la de todos aquellos que lo pidan. Podeis enviar vuestras peticiones a mtgaliana@hotmail.com. Gracias. Maite Galiana

sábado, 2 de enero de 2010

ALGO SOBRE LOS EMIGRANTES

Algo sobre los emigrantes.

En estos tiempos de globalización y de telecomunicaciones tenemos noticias diarias de personas que cambian de país o de continente arriesgando su vida en el trayecto.
No es difícil imaginar en qué condiciones se encuentran en sus países para decidirse a tan peligrosa aventura.
Cierto que estamos atravesando una crisis económica mundial y que el trabajo escasea, pero si eso ocurre en el primer mundo, ¿Qué estará ocurriendo en el llamado tercer mundo?. Lo vemos a diario, hambre, desplazados, torturas, enfermedades, niños soldado, abusos a menores, violaciones a mujeres, prostitución infantil, hambre, hambre, hambre, y más hambre sin posibilidad de saciarse, guerra, guerra y guerra y mas guerra sin que se vislumbre el fin.
En mi barrio han ido apareciendo grupos de negros subsaharianos que un día se atrevieron a subirse a un cayuco. Las mujeres negras, con sus vestidos multicolores y sus estilosos turbantes, ponen la nota exótica en estas aburridas y monótonas calles. Las cabecitas de los niños y niñas cuidadosamente adornadas con trenzas, son un regalo para la vista. Algunos subsaharianos solo están de paso hacia el norte de Europa, pero otros se quedan y se van abriendo camino en la construcción, en el top manta, en el comercio etc. Siempre será mejor que un campo de refugiados en un continente sin esperanza.
Los árabes no llaman tanto la atención a excepción de las mujeres que por su cultura siguen llevando la cabeza tapada con un pañuelo y visten unos trajes rectos de colores opacos, desde el cuello hasta los tobillos. Son una excelente mano de obra para el campo.
Los sudamericanos, sean del país que sean, ya forman parte del paisaje humano, las mujeres se emplean en el servicio domestico y son muchas las que acompañan a personas mayores a pasear o a hacer la compra. Mis ojos se han acostumbrado a verlas lucir presumidamente las lorzas de sus estómagos o sus barrigas regordetas al aire, les gusta mucho la ropa ajustada y usan mayas que marcan hasta la celulitis de sus traseros.
Los chinos con sus ojos rasgados, sus piernas cortas y sus pasos rápidos se han apoderado del comercio de todo tipo, bazares, ultramarinos, restaurantes, tiendas de moda, todo lo vendible lo venden los chinos. Algunos han alcanzado un nivel de vida envidiable. Pero trabajan como chinos.
Los rumanos a pesar de ser un grupo muy numeroso, pasan más desapercibidos porque sus características físicas son más parecidas a las nuestras. Son buenos trabajadores en la construcción.
Me entristece mucho ver llegar a las personas en pateras, escondidas en los bajos de un camión, o saltar las vallas espinosas de las fronteras pero creo que yo en su situación haría lo mismo. El riesgo, es la puerta a la esperanza. Algunos se quedan en el camino, pero para el que llega ha valido la pena.
Si emigrar significa desplazarse desde el lugar de origen para iniciar un nuevo proyecto de vida en un nuevo espacio, ¿quién no ha emigrado alguna vez?
Maite Galiana. 11-11-08. Madrid.

Blogalaxia