Estudios recientes han demostrado que aquellas personas por las cuales se reza se recuperan antes o consiguen salir de una situación difícil con mayor facilidad que aquellas por las que no se reza. Desde este humilde blog queremos aportar nuestro granito de arena y unir nuestra oración a la de todos aquellos que lo pidan. Podeis enviar vuestras peticiones a mtgaliana@hotmail.com. Gracias. Maite Galiana

miércoles, 9 de junio de 2010

LA AUTOACEPTACIÓN. NARCÓTICOS ANÓNIMOS

NA es una confraternidad o asociación sin ánimo de lucro compuesta por hombres y mujeres para quienes las drogas se habían convertido en un problema muy grave...¿Qué es el programa de Narcóticos Anónimos?

LA AUTOACEPTACIÓN.
El problema
La falta de autoaceptación es un problema de muchos adictos en proceso de recuperación.
Este sutil defecto es difícil de identificar y, con
frecuencia, ni se detecta. Muchos pensábamos que nuestro único problema era el consumo de drogas, y negábamos el hecho de que nuestra vida se hubiera vuelto ingobernable. Incluso después de abandonar las drogas, el negarnos a reconocer este hecho puede seguir atormentándonos. Muchos de los problemas que experimentamos en el proceso de recuperación se derivan de nuestra falta de capacidad para aceptarnos tal como somos. El no aceptarnos a nosotros mismos nos hace sentir incómodos con el ser que llevamos dentro. Puede ocurrir que ni nos demos cuenta de que ese malestar interior sea la causa de nuestro problema, puesto que se manifiesta frecuentemente de muy distintas formas. Puede que nos sintamos irritables, críticos, descontentos, deprimidos o confundidos. Puede que tratemos de modificar las circunstancias que nos rodean, intentando de ese modo acallar el gusanillo interior que nos consume. En situaciones como ésta, la experiencia nos ha enseñado que lo mejor es buscar el origen de nuestro descontento dentro de nuestra persona. Con frecuencia descubrimos que somos los más duros críticos de nosotros mismos, que nos detestamos y nos rechazamos.
Antes de acudir a NA, la mayoría nos habíamos pasado la vida inmersos en el rechazo de nuestra persona. Odiábamos nuestro ser e intentábamos por todos los medios convertirnos en una persona diferente. Queriamos ser cualquier otra persona, excepto la que éramos.
Incapaces de aceptarnos, intentábamos ganar la aceptación de los demás. Deseábamos que otras personas nos dieran el amor y la aceptación que
nosotros no podíamos darnos. No obstante, nuestro amor y nuestra amistad eran siempre condicionales. Estábamos dispuestos a hacer cualquier cosa con tal de obtener la aceptación y aprobación de los demás, y nos sentíamos ofendidos si no respondían del modo que nosotros queríamos que lo hicieran...

Blogalaxia