Estudios recientes han demostrado que aquellas personas por las cuales se reza se recuperan antes o consiguen salir de una situación difícil con mayor facilidad que aquellas por las que no se reza. Desde este humilde blog queremos aportar nuestro granito de arena y unir nuestra oración a la de todos aquellos que lo pidan. Podeis enviar vuestras peticiones a mtgaliana@hotmail.com. Gracias. Maite Galiana

domingo, 3 de abril de 2011

REFLEXIONES DIARIAS ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS. ABRIL

ABRIL
1 de ABRIL
MIRAR HACIA ADENTRO
Sin temor hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos .
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 45
El Paso Cuatro es el esfuerzo vigoroso y cuidadoso para descubrir cuáles eran y cuáles son nuestros defectos. Yo quiero saber exactamente cómo, cuándo y dónde mis deseos naturales me deformaron. Quiero ver directamente la infelicidad que esto causó a otros y a mí mismo. Al descubrir cuáles son mis deformaciones emocionales, puedo empezar a corregirlos. Sin un esfuerzo voluntario y perseverante para hacer esto, puede haber para mí poca sobriedad o contento.
Necesito tener un conocimiento claro y seguro de mí mismo para resolver emociones ambivalentes. Tal conocimiento no se logra de la noche a la mañana, y nadie tiene un conocimiento permanente de sí mismo. Cada uno tiene la capacidad para desarrollarse y conocerse a sí mismo por medio de un sincero entrenamiento con la realidad. Cuando no evito los problemas sino que los enfrento directamente, siempre tratando de resolverlos, cada vez hay menos.

2 de ABRIL
FORMACIÓN DEL CARÁCTER
Las exigencias desmesuradas de atención, protección y amor motivarán en las personas afectadas sentimientos de dominación o de rebelión . . .
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 47
Cuando en el Cuarto Paso descubrí mi necesidad de aprobación, no creí que esto debiera considerarse un defecto de carácter. Prefería pensar que era una cualidad ventajosa (es decir, el deseo de agradar a la gente). Pronto se me hizo ver que esta "necesidad" puede ser paralizadora. Hoy todavía me agrada recibir la aprobación de otros, pero no estoy dispuesto a pagar el precio que acostumbraba pagar por obtenerla. No tengo que doblarme como una lombriz para gustarle a otros. Si yo obtengo su aprobación, está muy bien; pero si no, puedo sobrevivir sin ella. Soy responsable de decir lo que yo considero es la verdad, no lo que crea que otros quieren oír.
Igualmente, mi falso orgullo siempre me mantenía demasiado preocupado por mi reputación. Desde que fui iluminado en el programa de A.A., mi blanco es mejorar mi carácter.

3 de ABRIL
ACEPTAR QUE SOMOS HUMANOS
Finalmente llegamos a darnos cuenta de que el inventario debía ser el nuestro y no el de la otra persona. Así que admitimos nuestros errores honestamente y nos dispusimos a enmendarlos.
COMO LO VE BILL, p. 222
¿Por qué el alcohólico es tan reluctante a aceptar responsabilidades? Solía beber a causa de las cosas que otra gente me hacía. Una vez que entré a A.A. se me dijo que buscara en dónde me había equivocado. ¿Qué tenía yo que ver con todos estos asuntos? Cuando yo simplemente aceptaba que había tenido mi parte en ellos, pude ponerlo por escrito y verlo como era - cosas humanas. No se espera que sea perfecto. Yo he cometido errores antes y los seguiré cometiendo. El ser honesto respecto a ellos me permite aceptarlos - y aceptarme a mí mismo - y a aquellos con quienes tenía difereencias; desde ahí, la recuperación está sólo a una corta distancia.

4 de ABRIL
LLORAR POR LA LUNA
"Este verdadero y real sentimiento de inferioridad es agrandado por su sensibilidad infantil y es este estado de cosas lo que genera en él ese insaciable y anormal deseo de aprobación y de éxito a los ojos del mundo. Niño aún, llora por alcanzar la luna. ¡Y la luna parece no dejarse alcanzar por él!".
* LENGUAJE DEL CORAZÓN, p. 102
Cuando bebía, parecía oscilar entre sentirme totalmente invisible y creerme el centro del universo. La búsqueda de ese elusivo equilibrio entre los dos ha llegado a ser una parte de mi recuperación. La luna por la que constantemente lloraba, ahora en mi sobriedad, rara vez está llena; en vez de eso, me enseña sus otras muchas fases, y en todas ellas hay lecciones que aprender. Un verdadero aprendizaje frecuentemente ha sido presidido por un eclipse, momentos de oscuridad, pero con cada ciclo de mi recuperación, la luz se hace más fuerte y mi visón es más clara.

5 de ABRIL
VERDADERA HERMANDAD
Ni una sola vez hemos buscado ser uno más entre los de nuestra familia, un amigo entre los amigos, un trabajador más en nuestra empresa, un miembro útil de la sociedad. Siempre tratamos de llegar a la cima, o, por el contrario, de escondernos debajo de todos. Esta conducta egocéntrica impidió la relación de compañerismo con nuestros semejantes. Fue muy escasa nuestra comprensión de la verdadera hermandad.
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 56
Este mensaje que aparece en el Paso Cuatro fue el primero que yo oí con toda claridad; ¡yo no me había visto antes descrito en letras de imprenta! Antes de llegar a A.A. no sabía de ningún lugar donde se me pudiera enseñar a ser una persona entre otras personas. Desde mi primera reunión veía a la gente haciendo eso y yo quería lo que ellos tenían. Una de las razones por la que hoy soy un alcohólico feliz y sobrio es que estoy aprendiendo esta importantísima lección.

6 de ABRIL
UN PROCESO PARA TODA LA VIDA
Teníamos dificultades en nuestras relaciones interpersonales, no podíamos controlar nuestra naturaleza emocional, éramos presa de la miseria y de la desesperación, no encontrábamos un medio de vida, teníamos la sensación de ser inútiles, estábamos llenos de temores, éramos infelices, parecía que no podíamos serviles para nada a los demás . . .
ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 48
Estas palabras me recuerdan que yo tengo más problemas que el alcohol, que el alcohol es solamente un síntoma de una enfermedad más penetrante. Cuando dejé de beber empecé un proceso para toda la vida de recuperación de emociones turbulentas, de relaciones dolorosas y de situaciones inmanejables. Este proceso es demasiado para la mayoría de nosotros sin la ayuda de un Poder Superior y de nuestros amigos en la Comunidad. Cuando empecé a trabajar los Pasos muchos de estos hilos enmarañados se deshicieron, pero poco a poco se fueron reparando los lugares más despedazados de mi vida. Un día a la vez, casi imperceptiblemente me sané. Disminuyeron mis temores como un termostato que se hubiera bajado. Empecé a experimentar momentos de alegría. Mis emociones se hicieron menos volubles. Ahora, de nuevo, soy parte de la familia humana.

7 de ABRIL
UN ANCHO ARCO DE GRATITUD
Y, por mi parte y por la del Dr. Bob, afirmo con toda gratitud que, si no hubiera sido por nuestras esposas, Anne y Lois, ninguno de los dos podríamos haber vivido para ver los comienzos de A.A.
COMO LO VE BILL, p. 67
¿Soy capaz de tan generoso tributo y gratitud para con mi esposa, padres y amigos, sin cuyo apoyo nunca hubiera sobrevivido para llegar a las puertas de A.A.? Yo trabajaré en esto y trataré de ver el plan que mi Poder Superior me está enseñando y que vincula nuestras vidas.

8 de ABRIL
UNA MIRADA ADENTRO
Queremos hallar exactamente cómo, cuándo y dónde se han deformado nuestros deseos naturales. Tratamos de ver honradamente la infelicidad que por esta causa se ha inferido a otras personas y a nosotros mismos. Al descubrir nuestras deformaciones emocionales, podemos movilizarnos hacia su corrección.
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 45-46
Hoy ya no soy esclavo del alcohol, sin embargo, hay muchas maneras en que la esclavitud todavía me amenaza - a mi persona, a mis deseos, incluso a mis sueños. Empero, sin sueños yo no puedo existir; sin sueños no hay nada que me mantenga moviéndome hacia adelante.
Para liberarme debo mirarme por dentro. Tengo que recurrir al poder de Dios para enfrentarme a la persona que más he temido, mi verdadero yo, la persona que Dios quería que yo fuera. A menos que pueda o hasta que lo haga, siempre seguiré huyendo y nunca seré verdaderamente libre. Diariamente le pido a Dios que me enseñe tal libertad.

9 de ABRIL
LIBERACIÓN DEL "REY ALCOHOL"
No supongamos, ni por un momento, que no nos vemos bajo ninguna restricción. Nuestro antiguo tirano, el Rey Alcohol, está siempre listo para aferrarnos entre sus garras. "Por eso, el ser libre del alcohol es el gran "deber" que tenemos que lograr; si no, nos volvemos locos, o morimos.
COMO LO VE BILL, p. 134
Cuando bebía, yo vivía en una prisión espiritual, emocional, y, algunas veces, física. Había construido mi prisión con barrotes de obstinación y de inmoderación de donde no podía escapar. Los ocasionales períodos secos que parecían prometer la libertad, resultaban ser poco más que esperanzas de indulto. El verdadero escape requería la disposición a seguir cualquier acción apropiada que fuera necesaria para abrir el cerrojo. con esa disposición y acción, tanto el cerrojo como los barrotes se abrieron para mí. Una disposición y acción continuas me mantienen libre - en una especie de libertad condicional diaria - que no tiene por qué terminar.

10 de ABRIL
MADURAR
La esencia de todo desarrollo es la disposición para cambiar a fin de mejorarnos y luego la disposición incansable para asumir cualquier responsabilidad que esto nos acarree.
COMO LO VE BILL, p. 115
Algunas veces, cuando yo he llegado a estar dispuesto a hacer lo que debería estar haciendo, quiero alabanzas y reconocimiento. No me doy cuenta de que cuanto más dispuesto esté a cambiar mi forma de actuar, más emocionante es mi vida. Cuanto más dispuesto esté a ayudar a otros, más recompensas recibo. Esto es lo que para mí significa practicar los principios. La diversión y los beneficios están para mí en la disposición a hacer las acciones, no en los resultados inmediatos. Ser un poco más bondadoso, un poco más paciente, un poco más cariñoso, hace mejorar mi vida día tras día.

11 de ABRIL
UNA PALABRA PARA ELIMINAR
Con frecuencia nos tomó mucho tiempo el poder apreciar en qué forma nos habían gobernado estas erráticas emociones. Podíamos verlas muy rápidamente en los demás, pero muy lentamente en nuestro caso personal. Primero que todo, tuvimos que admitir que teníamos muchos de estos defectos, aunque al reconocerlos sufrimos dolor y humillación. En lo concerniente a otras personas, tuvimos que eliminar la palabra "culpa" de nuestro lenguaje y pensamiento.
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 50
Cuando yo di mi Cuarto Paso, siguiendo lo sugerido por el Libro Grande, noté que mi lista de quejas estaba llena de mis prejuicios y de echar la culpa a otros por no haber podido triunfar y no aprovechar plenamente mis talentos. También descubrí que me sentía diferente porque era negro. Según seguía trabajando en el Paso, me di cuenta de que siempre trabajando en el Paso me di cuenta de que siempre había bebido para deshacerme de esos sentimientos. Sólo cuando logré mi sobriedad y trabajé en mi inventario, pude dejar de echar la culpa a otras personas.

12 de ABRIL
RENUNCIAR A LA DEMENCIA
. . . en lo que concierne al alcohol hemos sido extrañamente dementes.
ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 36
Lo quisiera o no, el alcoholismo requería que yo bebiera. La demencia dominaba mi vida y ésta era la esencia de mi enfermedad. Me robaba mi libertad de escoger respecto a la bebida y, consiguientemente, me robaba todas las demás opciones. Cuando bebía no podía tomar decisiones efectivas referentes a cualquier aspecto de mi vida y ésta se convirtió en inmanejable.
Le pido a Dios me ayude a entender y aceptar el significado total de la enfermedad del alcoholismo.

13 de ABRIL
EL FALSO CONSUELO DE LA AUTOCONMISERACIÓN
La autoconmiseración es uno de los defectos más infelices y que más nos carcomen que conozcamos. Es un obstáculo para todo progreso espiritual y puede cortar toda efectiva comunicación con nuestros compañeros, debido a su reclamación exagerada de atención y simpatía. Es una forma sensiblera del martirio que difícilmente nos podemos permitir.
COMO LO VE BILL, p. 238
El falso consuelo de la autoconmiseración me saca de la realidad sólo momentáneamente y después exige, como una droga, que yo tome dosis cada vez mayores. Si yo sucumbo a esto, me puede llevar a una recaída en la bebida. ¿Qué puedo hacer? Un antídoto eficaz es poner mi atención, aunque sea muy ligeramente al principio, en otros que son verdaderamente menos afortunados que yo y preferiblemente en otros alcohólicos. Mi propio sufrimiento exagerado disminuirá en el mismo grado en que demuestre activamente mi simpatía con ellos.

14 de ABRIL
EL "OFENSOR NUMERO UNO"
El resentimiento es el ofensor número uno. Destruye más alcohólicos que cualquier otra cosa. De éste se derivan todas las formas de enfermedad espiritual, ya que nosotros hemos estado no solamente física y mentalmente enfermos, sino también espiritualmente.
ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 60
Cuando yo me veo practicando el Cuarto Paso, es fácil pasar por alto el daño que yo he causado, porque fácilmente puedo verlo como una cuestión de "desquitarme" por algún daño que me hicieron. Si vuelvo a vivir mis viejas heridas, esto es un resentimiento y los resentimientos ocultan de mi alma la luz del sol. Si continúo reviviendo los dolores y los odios, me heriré y odiaré a mí mismo. Después de años en la obscuridad de los resentimientos, he encontrado la luz del sol. Tengo que despojarme de mis resentimientos; no puedo permitirme el lujo de conservarlos.

15 de ABRIL
LA ESCLAVITUD DE LOS RESENTIMIENTOS
. . . este asunto de los resentimientos es infinitamente grave. Porque cuando estamos abrigando estos sentimientos nos cerramos a la luz del espíritu.
COMO LO VE BILL, p. 5
Ya se ha dicho, "La ira es un lujo que no me puedo permitir". ¿Sugiere esto que yo ignore esta emoción humana" No lo creo. Antes de enterarme del programa de A.A. yo era un esclavo de los moldes de comportamiento del alcoholismo. Estaba encadenado a la negatividad, sin esperanza de poder desencadenarme.
Los Pasos me ofrecieron una alternativa. El Paso Cuatro fue el principio del fin de mi cautiverio. El proceso de "desprenderme" empezó con un inventario. No tenía que estar atemorizado, porque los Pasos previos me aseguraron que no estaba solo. Mi Poder Superior me guió a esta puerta y me dio el regalo de poder escoger. Hoy puedo escoger abrir la puerta hacia la libertad y regocijarme a la luz de los Pasos, según limpian el espíritu dentro de mí.

16 de ABRIL
LA IRA: UN "LUJO DUDOSO"
Si íbamos a vivir, teníamos que estar libres de la ira. El descontento y los excesos violentos de locura temporal no eran para nosotros. Pueden ser un dudoso lujo para personas normales, pero para los alcohólicos estas cosas son veneno.
ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 62
"Lujo dudoso". Cuán frecuentemente he recordado estas palabras. No solamente es la ira lo que es mejor que dejemos para los no-alcohólicos; yo hice una lista en la que incluí los resentimientos justificables, la autoconmiseración, el juzgar a otros, la hipocresía, el falso orgullo y la falsa humildad. Siempre me asombro al leer la frase en mención. Con tanta insistencia se me han inculcado los principios del programa que sigo pensando que todos esos defectos aparecen en la citación. Menos mal que no me los puedo permitir - de lo contrario, seguramente me entregaría a ellos.

17 de ABRIL
EL AMOR Y EL TEMOR COMO COSAS OPUESTAS
Todos estos traspiés generan miedo, que es en sí mismo una enfermedad del alma.
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 52
"El temor llamó a la puerta; contestó la fe; nadie estaba allí". Yo no sé quién dijo lo anterior, pero la verdad es que indica muy claramente que el temor es una ilusión. Yo mismo creo la ilusión.
En mi juventud, yo experimenté el temor y pensaba equivocadamente que su mera presencia me hacía un cobarde. No sabía que una de las definiciones de "valor" es la "disposición de hacer lo correcto a pesar del temor". El valor entonces no es necesariamente la ausencia del temor.
Durante las épocas en que yo no tenía amor en mi vida, con toda seguridad tenía temor. Temer a Dios es tenerle miedo a la alegría. Mirando retrospectivamente, me doy cuenta de que, durante las épocas en que más temía a Dios, no había alegría en mi vida. Según aprendí a no temer a Dios, aprendí también a experimentar alegría.

18 de ABRIL
HONESTIDAD CON UNO MISMO
El engaño a los demás casi siempre tiene sus raíces en el engaño a nosotros mismos . . . Cuando somos honrados con otra personas, tenemos la confirmación de que hemos sido honrados con nosotros mismos y con Dios.
COMO LO VE BILL, p. 17
Cuando yo bebía, me engañaba a mí mismo respecto a la realidad, corrigiéndola para que fuera como yo la quería. Engañar a otros es un defecto de carácter - aunque sea una pequeña exageración o un "lavadito" de mis motivos para que otros piensen bien de mí. Mi Poder Superior puede quitarme este defecto de carácter, pero primero tengo que ayudarme a mí mismo a estar dispuesto a recibir esa ayuda, no practicando el engaño. Todos los días tengo que recordar que engañarme a mí mismo es sentar las bases para el fracaso o la desilusión en la vida y en Alcohólicos Anónimos. Una relación íntima y honesta con un Poder Superior es la única base sólida que he encontrado para ser honesto conmigo y con otros.

19 de ABRIL
HERMANOS POR NUESTROS DEFECTOS
Nosotros los alcohólicos recuperados no somos hermanos por nuestras virtudes, sino hermanos por nuestros defectos y por nuestros esfuerzos comunes para superarlos.
COMO LO VE BILL, p. 167
La identificación que un alcohólico tiene con otro es misteriosa, espiritual - casi incomprensible. Pero está allí. Yo la "siento". Hoy, siento que puedo ayudar a otros y que ellos me pueden ayudar.
Preocuparme por alguien es para mí una sensación nueva y emocionante; importarme sus sentimientos, sus esperanzas, sus oraciones; saber de sus tristezas, de sus alegrías, de su horror, de sus pena, de sus pesares; querer compartir estos sentimientos para que alguien pueda encontrar alivio. Nunca sabía cómo hacer esto - ni cómo tratar de hacerlo. Ni siquiera me importaba. La Comunidad de A.A. y Dios me están enseñando a preocuparme de otros.

20 de ABRIL
AUTOEXAMEN
Antes de empezar, le pedimos a Dios que dirija nuestro pensamiento, pidiendo especialmente que esté disociado de motivos de autoconmiseración, falta de honradez y egoísmo.
ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 80
Esta oración, cuando la digo sinceramente, me enseña a ser verdaderamente generoso y humilde, porque aun al hacer buenas acciones, a menudo examino mis motivos en todo lo que yo hago, puedo ser servicial a Dios y a otros, ayudándolos a hacer lo que ellos desean hacer. Muchas preocupaciones innecesarias son eliminadas cuando dejo a Dios a cargo de mis pensamientos y creo que el me guía durante el transcurso del día. Cuando tan pronto como entren en mi mente, elimino los sentimientos de autoconmiseración, de deshonestidad y de egocentrismo, encuentro paz con Dios, con mis semejantes y conmigo mismo.

21 de ABRIL
CULTIVAR LA FE
"No creo que podamos hacer algo muy bien en este mundo a menos que lo practiquemos . . . Debemos practicar adquirir el espíritu de servicio y debemos adquirir alguna fe, lo que no se hace fácilmente, en particular si la persona ha sido muy materialista, siguiendo la moda de la sociedad de hoy. Pero creo que la fe puede ser adquirida, tiene que ser cultivada; eso no fue fácil para mí y asumo que es difícil para cualquier otro . . . ".
EL DR. BOB Y LOS BUENOS VETERANOS, p. 322-323
El temor es frecuentemente la fuerza que me impide adquirir y cultivar el poder de la fe. El temor bloquea mi apreciación de la belleza, de la tolerancia, del perdón, del servicio y de la serenidad.

22 de ABRIL
TIERRA NUEVA . . . RAÍCES NUEVAS
. . . momentos de percepción pueden irse acumulando para construir toda una vida de serenidad espiritual. Las raíces de la realidad que reemplazan la maleza neurótica, nos agarrarán firmemente a pesar del fuerte viento de las fuerzas adversas que nos destruirían o que podríamos utilizar para destruirnos a nosotros mismos.
COMO LO VE BILL, p. 173
Yo llegué a A.A. todo verde - un tembloroso brote de semilla con sus pequeñas raíces al aire. Vine para sobrevivir pero fue un comienzo. Me estiré, desarrollé y me retorcí, pero con la ayuda de otros, a su debido tiempo mi espíritu brotó de sus raíces. Fui liberado. Actué, me marchité, me retiré, oré, volví a actuar e iluminado repentinamente volví a entender. Creciendo de mis raíces, mis brazos espirituales alargados como brotes verdes y fuertes se extendieron hacia el cielo.
Aquí en la tierra, Dios sigue ofreciendo incondicionalmente el legado del amor supremo. Mi vida en A.A. me coloca "sobre una base diferente . . . (mis) raíces habían agarrado una nueva tierra". (Alcohólicos Anónimos, p. 11).

23 de ABRIL
A.A. NO ES UNA PANACEA
Sería un producto del falso orgullo pretender que A.A. es una panacea universal - aun para el alcoholismo.
COMO LO VE BILL, p. 285
En mis primeros años de sobriedad estaba lleno de orgullo, pensando que A.A. era el único tipo de tratamiento para lograr una vida buena y feliz. Ciertamente fue el ingrediente básico de mi sobriedad y aun hoy día, con más de doce años en el programa, estoy muy involucrado en reuniones, apadrinamiento y servicio. Durante los primeros cuatro años de mi recuperación, me resultó necesario buscar ayuda profesional, ya que mi salud emocional era muy pobre. También hay otros que han encontrado sobriedad y felicidad en otras organizaciones. A.A. me enseñó que tenía la opción de hacer todo lo que fuera necesario para enriquecer mi sobriedad. Puede ser que A.A. no sea un curalotodo, pero es el centro de mi vida sobria.

24 de ABRIL
APRENDER A AMARNOS A NOSOTROS MISMOS
El alcoholismo nos había creado una existencia solitaria aunque hubiésemos estado rodeados de gente que nos amaba . . . Tratábamos de encontrar seguridad emocional, ya fuera dominando o dependiendo de los demás . . . Todavía tratábamos en vano de sentirnos seguros por medio de alguna clase de dominación o de dependencia malsanas.
COMO LO VE BILL, p. 252
Cuando hice mi inventario personal descubrí que tenía relaciones poco saludables con la mayoría de la gente en mi vida - por ejemplo con mis amistades y con mmi familia. Siempre me sentía aislado y solitario. Bebía para adormecer mi dolor emocional.
Por medio de permanecer sobrio, de tener un buen padrino y de trabajar los Doce Pasos, podía aumentar mi reducida dignidad. Primero, los Doce Paso me enseñaron a ser mi mejor amigo, y entonces, cuando podía amarme a mí mismo, puede llegar a amar a otros.

25 de ABRIL
ENTRAR EN UNA NUEVA DIMENSIÓN
"En las últimas etapas de nuestras carreras de bebedores, se nos desvanece la voluntad de resistir. No obstante, cuando admitimos la derrota absoluta y estamos totalmente dispuestos a ensayar los principios de A.A. se nos desvanece nuestra obsesión y entramos en una nueva dimensión - la libertad bajo Dios como nosotros Lo concebimos".
COMO LO VE BILL, p. 283
Me siento afortunado por estar entre aquellos que han tenido esta asombrosa transformación de sus vidas. Cuando entré por las puertas de A.A. solo y desesperado, había sido tan golpeado que estaba dispuesto a creer cualquier cosa que oyera. Una de las cosas que oí fue, "Esta puede ser la última resaca de tu vida, o puedes seguir en el círculo vicioso". Obviamente, el hombre que dijo esto estaba en una condición mucho mejor que la mía. Me gustó la idea de admitir mi derrota, y desde entonces he estado libre. Mi corazón escuchó lo que mi mente nunca pudo oír: "Ser impotente ante el alcohol no es una gran cosa". ¡Yo estoy libre y agradecido!.

26 de ABRIL
EL PUNTO ESENCIAL NO ES LA FELICIDAD
"No creo que la cuestión está en la felicidad o la infelicidad. ¿Cómo abordamos los problemas que se nos presentan? ¿Cómo aprendemos mejor de estos problemas, y cómo transmitimos lo que hemos aprendido a otra gente que deseen estos conocimientos?
COMO LO VE BILL, p. 306
En mi búsqueda de "ser feliz", cambié empleos, me casé y me divorcié, tomé curas geográficas y me metí en deudas - financieras, emocionales y espirituales. En A.A. estoy aprendiendo a madurar. En vez de exigir a la gente, lugares y cosas, que me hagan feliz, puedo pedir a Dios que me haga aceptarme a mí mismo. Cuando me abruma mi problema, los Doce Pasos de A.A. me ayudarán a desarrollarme a través del dolor. La experiencia que gano puede ser un regalo para otros que sufren del mismo problema. Como dijo Bill, "Cuando llega el dolor, se espera de nosotros que aprendamos de buena gana la lección que nos deje, y ayudemos a otros a aprender. Cuando la felicidad llega, la aceptamos como un don, y le damos gracias a Dios por ella". ( Como lo Ve Bill , p. 306).

27 de ABRIL
DESCUBRIMIENTOS ALEGRES
Nos damos cuenta de lo poco que sabemos. Dios constantemente nos revelará más, a ti y a nosotros. Pídele a El en tu meditación por la mañana, que te inspire lo que puedes hacer ese día por el que todavía está enfermo. Recibirás la respuestas si tus propios asuntos están en orden. Pero, obviamente, no se puede transmitir algo que no se tiene. Ocúpate, pues, de que tu relación con El ande bien y grandes acontecimientos te sucederán a ti y a infinidad de otros. Esta es para nosotros la Gran Realidad.
ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 151
La sobriedad es un viaje de descubrimientos alegres. Cada día trae nuevas experiencias, una nueva comprensión, esperanzas mayores, fe más profunda, tolerancia más amplia. Debo mantener estos atributos o no tendré nada que pasar.
Para este alcohólico en recuperación los grandes acontecimientos son las alegrías cotidianas de poder vivir otro día en la gracia de Dios.

28 de ABRIL
DOS "NORMAS MAGNIFICAS"
"Todo el progreso de A.A. se puede calcular en función de solamente dos palabras: humildad y responsabilidad. Todo nuestro desarrollo espiritual puede medirse con precisión conforme al grado de apego que tengamos a estas magníficas normas.
COMO LO VE BILL, p. 271
Reconocer y respetar los puntos de vista, los logros y las prerrogativas de otros, así como aceptar estar equivocado, me enseña el camino de la humildad . La práctica de todos los principios de A.A. e todos mis asuntos me guía a ser responsable . Hacer honor a estos preceptos me da creencia en la Tradición Cuatro - y en todas las demás Tradiciones de la Comunidad. Alcohólicos Anónimos ha desarrollado una filosofía de vida llena de válidas motivaciones, ricas en grandes principios y en valores éticos, una forma de ver la vida que puede extenderse más allá de los confines de la población alcohólica. Para hacer honor a estos preceptos solamente tengo que orar y cuidar de mis compañeros humanos como si cada uno de ellos fuera mi hermano.

29 de ABRIL
AUTONOMÍA DE GRUPO
Algunos pueden pensar que hemos llevado al extremo el principio de la autonomía de los grupos. Por ejemplo, en su forma original "larga", la Cuarta Tradición declara: "Dos o tres personas que se reúnen con el propósito de adquirir la sobriedad, pueden llamarse a sí mismas un grupo de A.A., siempre y cuando que como grupo no tengan otra afiliación" * . . . Pero esta libertad extrema no es tan peligrosa como parece.
A.A. LLEGA A SU MAYORÍA DE EDAD, p. 101
Como alcohólico activo, yo abusé de todas las libertades que la vida me ofrecía. ¿Cómo podía A.A. esperar que yo respetara la "libertad extrema" concedida por la Tradición Cuatro? Aprender a respetar se ha convertido en un trabajo para toda la vida.
A.A. ha hecho que yo acepté completamente la necesidad de la disciplina y que, si no me la impongo desde dentro, pagaré las consecuencias. Esto se aplica también a los grupos. La Tradición Cuatro me encamina en una dirección espiritual a pesar de mis inclinaciones alcohólicas.

30 de ABRIL
UNA GRAN PARADOJA
Esas herencias de sufrimiento y recuperación pasan fácilmente de un alcohólico a otro. Son nuestro don de dios, y el conferirlo a otros semejantes a nosotros es el único objetivo que hoy en día nos anima a los miembros de A.A. en todo el mundo.
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 159-160
La gran paradoja de A.A. es que yo sé que no puedo quedarme con el precioso don de la sobriedad a menos que lo pase a otro.
Mi propósito primordial es mantenerme sobrio. En A.A. no tengo ninguna otra meta y la importancia de esto es cuestión de vida o muerte para mí. Si me desvío de este propósito, pierdo. Pero A.A. no es solamente para mí; es para el alcohólico que aún sufre. Multitud de alcohólicos en recuperación permanecen sobrios compartiendo con compañeros alcohólicos. La vía hacia mi recuperación está en enseñar a otros en A.A. que cuando yo comparto con ellos, todos crecemos en la gracia de un Poder Superior, y estamos en el camino del destino feliz.

Blogalaxia