Estudios recientes han demostrado que aquellas personas por las cuales se reza se recuperan antes o consiguen salir de una situación difícil con mayor facilidad que aquellas por las que no se reza. Desde este humilde blog queremos aportar nuestro granito de arena y unir nuestra oración a la de todos aquellos que lo pidan. Podeis enviar vuestras peticiones a mtgaliana@hotmail.com. Gracias. Maite Galiana

viernes, 9 de enero de 2015

AMOR SIN CONDICIONES. EL EVANGELIO SEGÚN JESUS. PAUL FERRINI

Amor sin condiciones
Quien ama sin condiciones no pone límites a su libertad ni a la de los demás.
Has aprendido amor condicionado de personas cuyo amor por ti estaba teñido por su culpabilidad y su miedo. Ésos han sido tus modelos. No tienes que sentir vergüenza de ello. Más bien, tienes que ser consciente de que esto es un hecho.
Desde que eras un niño, el condicionamiento te enseñó a valorarte tan sólo cuando la gente respondía positivamente a ti. Aprendiste que tu valía se establecía desde fuera de ti. Ese error fundamental se ha perpetuado a lo largo de tu vida.
La experiencia de tus padres no fue diferente de la tuya. Y es posible que la experiencia de tus hijos también sea similar.
Todos tenéis que curaros de las mismas heridas. Todos los abusos y violaciones deben ser llevados a la conciencia y las emociones asociadas con ellos deben ser liberadas. Así es como todos los seres heridos pasan de la experiencia del amor condicionado a la experiencia del amor sin condiciones.
En el proceso de curación, puedes aprender a darte el
amor incondicional que nunca recibiste de tus padres
biológicos. Así, la Fuente de Amor que está dentro de ti
toma el lugar de tus padres, sustituyendo a las figuras de autoridad.
Dar amor al niño herido que llevamos dentro empieza
a invertir la creencia de que nuestra valía debe basarse
en cómo nos responden los demás. Lentamente vas reaprendiendo a valorarte tal como eres, aquí y ahora, sin condiciones. Nadie más puede hacer esto por ti. La gente puede ayudarte y animarte, pero nadie puede enseñarte a amarte a ti mismo. Ése es el trabajo de cada alma individual.
Cada alma viene a la existencia física con la intención de abordar estos problemas de autovaloración. No obstante, en una etapa muy temprana del viaje del alma se establecen condicionamientos sobre su capacidad natural de amar y de incluir a los demás en su experiencia.
Es esencial invertir estos condicionamientos. Si el alma
abandona el mundo físico creyendo que es víctima de su experiencia aquí, volverá a ser atraída a este lugar para desaprender esa creencia. Por otra parte, si el alma despierta a la verdad de que su valía no depende de nada ni de nadie externo a su mente o experiencia, se establecerá en la Fuente del Amor y despertará del sueño de abuso.
Despertar del abuso significa rechazar la falsa creencia
de que tal como eres no eres digno de amor, y aprender a llevar amor a las partes de ti que no se sienten amadas o se creen indignas. Al hacerlo, atraerás a tu vida a otras personas capaces de amarte incondicionalmente.
Tu intento de encontrar amor fuera de ti siempre fracasa porque no puedes recibir de otro algo que no te has dado a ti mismo. Cuando no te niegas el amor a ti mismo, atraes a tu vida a otras personas que hacen lo mismo.
La experiencia del amor incondicional comienza en tu
corazón, no en el de otra persona. No hagas que tu capacidad de amarte a ti mismo esté condicionada por la capacidad que alguna otra persona tenga de amarte. No pongas tu fe en las condiciones que rodean al amor ni en la forma en que éste se presenta. Porque éstas son impermanentes y están sujetas a las vicisitudes de la vida cotidiana.
El amor real no cambia. Existe independientemente de
la forma por medio de la cual se expresa. La Fuente de este Amor eterno, omnipresente y sin forma está dentro de ti.
Ahí es donde debes poner tu fe, porque este Amor es más cierto que cualquier otra cosa que puedas llegar a conocer.
Una vez que esté firmemente establecido en el corazón,
nunca necesitarás buscar la felicidad fuera de ti.
Las personas entrarán y saldrán de tu vida. Algunas
personas te tratarán bien, otros te tratarán cruelmente. Tú aceptarás el amor que se te ofrezca y verás la falta de amor tal como es: una llamada de ayuda de la persona que te está hiriendo. Animarás a otros a encontrar la Fuente del Amor en su interior tal como hiciste tú, sabiendo perfectamente que no puedes arreglar sus pequeños problemas. Sólo podrán abordar la tragedia de sus vidas mediante su voluntad de mirar dentro de sus mentes y corazones.
Quien ama incondicionalmente no pone límites a su
propia libertad ni a la de los demás. No trata de conservar el amor, porque intentar conservarlo es perderlo. El amor es un regalo que tiene que ser dado constantemente tal como pida cada situación. Y quien lo da, siempre sabe cuándo y a quién dar el regalo.
No hay nada complicado con respecto al acto de amor.
Sólo se vuelve complicado cuando uno comienza a retener el amor, y entonces lo que uno ofrece deja de ser amor.
Quien ama sin condiciones no ama gradualmente ni con cláusulas adosadas. No busca a alguien especial a quien amar. Ama a todos los que tiene delante. Cada persona no es más ni menos merecedora de amor que cualquier otra.
Éste es el tipo de amor que te ofrezco y que te pido que
extiendas a otros.
El amor no toma rehenes. No negocia. No está limitado
por el miedo. Ciertamente, donde el amor está presente, no puede existir el miedo con su miriada de condicionamientos.


Blogalaxia