Estudios recientes han demostrado que aquellas personas por las cuales se reza se recuperan antes o consiguen salir de una situación difícil con mayor facilidad que aquellas por las que no se reza. Desde este humilde blog queremos aportar nuestro granito de arena y unir nuestra oración a la de todos aquellos que lo pidan. Podeis enviar vuestras peticiones a mtgaliana@hotmail.com. Gracias. Maite Galiana

domingo, 11 de enero de 2015

DANZAR EN TU PROPIA VERDAD. EL EVANGELIO SEGÚN JESÚS. PAUL FERRINI

Danzar en tu propia verdad
No te pierdas en el mundo antes de saber quién eres, porque de otro modo tus posibilidades de despertar son pocas.
A la mayoría de las personas les da miedo estar solas. Se sienten solitarias y buscan compañía, sin embargo la verdadera compañía no es posible, porque aún no han descubierto quiénes son.
El sí mismo es un terreno salvaje. Cuando no lo exploras, construyen ciudades sobre él. Si lo exploras con valentía, se hace posible la intimidad.
La verdadera igualdad requiere individuación. Hasta que conozcas los contornos de tu propio corazón no podrás aprender los de otro. Si te vas de casa antes de estar preparado, buscarás tu hogar sin hallarlo. Encontrarás una madre en lugar de una esposa, un padre en lugar de un marido.
Cuando has encontrado tu casa, la llevas contigo dondequiera que vas. Encuentra tu casa primero y después busca compañía.
Descubre quién eres, no según la definición de otros, sino según tu propia definición. Deja que todos los aspectos de ti estén presentes. Explora todas las dunas que barren el borde del mar. Siente el olor a sal y camina por la playa con marea baja. Ve todas las formas de vida, todas las posibilidades que se revelan cuando la marea se retira.
Conócete a ti mismo. No te pierdas en el mundo antes de saber quién eres, porque de otro modo tus posibilidades de despertar son pocas. El mundo estará muy contento de darte un papel y una responsabilidad. Otras personas estarán encantadas de darte un papel en su obra.
Afrontémoslo, algunos papeles son seductores. Prometen mucho. Resulta difícil decir no. Sin embargo, así es como traicionamos nuestro ser. Así es como el terreno natural se cubre de asfalto, que sofoca sus hierbas y árboles, invadiendo su cielo. Llámale domesticación, tecnología, progreso.
Es cualquier cosa menos eso.
Intenta vivir con alguien antes de haber aprendido a vivir contigo mismo y harás una farsa de la relación. No funcionará. Encuentra primero tu hogar dentro de tu corazón. Sólo el que se conoce y se acepta a sí mismo puede encontrar la igualdad con otro. El que no se conoce se regala a los demás.
Cuando la relación no funciona nunca es culpa de la otra persona. Todos los finales de las relaciones puede atribuirse a una sola causa: falta de fidelidad a uno mismo.
Si no fuiste fiel a ti mismo cuando entraste en la relación, ¿cómo vas a poder serlo estando en ella? Ves, no puedes echar la culpa a la otra persona. Te uniste a él o ella porque te sentías solo y cansado de buscar, y os fuisteis a dormir juntos.
Pronto descubriste que dormir juntos no era todo lo que suponías que iba a ser. Despertaste y te preguntaste: “¿Por qué intercambié un sueño por otro? El sueño original era solitario, pero también era más simple”.
Simplemente has tomado un desvío, has hecho una maniobra dilatoria. Has pasado de dormir solo a dormir con otro. Pero el verdadero reto para ti no es dormir, sino despertar.
A menos que te comprometas con tu propio despertar, los demás sólo te pueden ofrecer desvíos, viajes laterales, correr en el sitio. El tiempo pasa, pero no cambia nada. El dolor no se va, la vieja insatisfacción sigue estando allí.
Las sábanas han cambiado, pero la cama aún se hunde. El problema no está en las apariencias. El problema está en el fundamento mismo. Eso es lo que hay que abordar. Eso es lo que hay que apuntalar.
Eres tú quien opta por tomar el desvío. No culpes al compañero que te acompaña. La elección es tuya. Pero no te castigues por ello. Elige otra cosa.
Cuando habitas plenamente tu vida, te sientes atraído hacia otros que están haciendo lo mismo. Entonces no tienes que renunciar a tu vida por otra vida. Éste es el comienzo de un baile más hermoso y complejo. Pero es un baile que no puede ocurrir a menos que ya estés bailando en tu propia verdad.

Blogalaxia